Post

Lo que decía del ska la prensa española: II – los años de la Two Tone

Posted on 1 Abril 2011 in Textos by Gontxa

El revival británico del ska transcurrió entre 1979 y 1981, que en España fueron los años de la “nueva ola”, y empezaba a surgir la “movida madrileña”. Vamos, que la escena musical estaba en plena ebullición. En este panorama, la Two Tone no pasó desapercibida para los críticos españoles de las principales revistas musicales del momento.

El acontecimiento clave para el comienzo del revival fue la publicación del primer single de la 2Tone (“Gangsters” por The Specials y “The Selecter” por, sí, The Selecter) en julio del 79, aunque todo indica que durante ese año no hubo repercusión alguna en nuestro país. A principios del 80, Diego Manrique ya se impacientaba ante la nula respuesta de los grupos locales:

“Gracias a los Specials y demás bandoleros mods, el ska está reviviendo en Inglaterra. […] Y en España, todos los grupos sin enterarse, marcándose un reggae para inclusión en sus LPs (excepto Pep Laguarda, que hizo ska para su segundo grabado hace un año y todavía inédito).” [Manrique, Diego A.: “La Antena Exterior”, en Vibraciones nº 66, marzo 1980, p. 17 (sección “Zúm”)]

David Fricke aporta en Sal Común un primer tanteo de la situación, lanzando una invitación a reaccionar:

“El ska, un híbrido de ritmos y fraseos jamaicanos que llegó a Inglaterra a principios de los sesentas a través de los inmigrantes de las Indias Occidentales, está experimentando un gran resurgir comercial como música de baile entre la juventud trabajadora blanca, harta ya del punk y de la anestésica sincopación del electropop de orientación Gary Numan. […] Como líderes del reavivamiento ska británico, a tenor de su éxito en las listas, Madness y The Specials alimentan este consumo de nostalgia aportando una imagen y un sonido. […] Inglaterra ya ha reaccionado al reto. Ahora nos toca a nosotros” [David Fricke: “The Specials/Madness”, en Sal Común nº 28, mayo 1980, p. 66-67 (sección “Discos”)]

En cualquier caso, el estilo comenzaría pronto a ganarse las simpatías de los críticos, como demuestra Jaime Gonzalo en la revista Vibraciones:

“Que el ska se está poniendo de moda, y como tal no se le augura más de un par de veranos de vida, lo sabe todo el mundo. […] El ska, cuya recuperación me parece de lo más sano, es simplemente música BAILABLE Y DIVERTIDA. Sin pretenciosidad y con energía. Madness es el primer exponente que se edita en España, y es de esperar que Ariola publique en un futuro todo el catálogo de Two Tone, con representantes más que convincentes (léase Specials y The Beat).” [Jaime Gonzalo: “Madness: «One Step Beyond»”, en Vibraciones nº 68, mayo 1980, p. 44-45 (sección “Scope”)]

Eventualmente empezarían a abundar en estas revistas las reseñas y reportajes sobre las bandas de la Two Tone. Una discusión común que suscitó el ska británico fue la relativa al enfrentamiento entre el aspecto desenfadado de la música y el complicado contexto sociopolítico de la Inglaterra de Margaret Thatcher. Los críticos incidían en la distinta actitud de las bandas al respecto: The Specials y The Beat en un extremo con con sus letras fuertemente comprometidas, Madness y Bad Manners en el otro promoviendo el cachondeo despreocupado. Jesús Ordovás resume la cuestión en Vibraciones, en su reseña del primer álbum de The Beat, “I just can’t stop it”:

Jesús Ordovás

“Todos esos listos que después de escuchar a Madness en versión hortera se han permitido decir, generalizando sin conocer el género, que los grupos de Ska no valen para otra cosa que para dar saltos y gritar chorradas, si no han cambiado ya de opinión después de escuchar a Los Specials pueden probar con este elepé de los Beat británicos” [Jesús Ordovás: “The Beat: «I Just Can’t Stop It»”, en Vibraciones nº 73, octubre 1980, p. 46-47 (sección “Scope”)]

 

A propósito de The Beat, Pedro Elias Igartua les entrevistó cuando actuaron en Getxo (esperad a la siguiente entrada del blog!). Las siguientes palabras pertenecen al grupo de Birmingham:

“No creo que haya mucha diferencia entre THE BEAT y SPECIALS. Ellos usan más el ritmo ska y The Beat en cambio usamos el ritmo reggae más a menudo. Somos grupos más parecidos en forma y en los comentarios sociales. No son canciones tontas y vacías como las de Madness o Bad Manners. La idea es que la música es algo cojonudo, pero el mensaje social también es importante. Creo que es crucial que la gente joven se divierta, pero que su diversión esté asociada con el mundo real, no con fantasías escapistas.” [Entrevista a The Beat por Pedro Elias Igartua: “Specials/The Beat”, en Disco Actualidad nº 18, noviembre 1981, p. 25]

En cualquier caso, las opiniones eran diversas. Ignacio Julià expuso claramente su postura en Sal Común:

Ignacio Julià

“Seguramente debo ser el único crítico de rock de este país, y parte del mundo, que no siente el más mínimo cariño por esa música tan simpática y moderna conocida como “ska”. A mí, esto de la música para mover el trasero sin mover la cabeza no me va demasiado. El éxito del “ska” en Inglaterra, su país de origen, con bandas como los Specials, los Selecter o los Madness, se debe en partes proporcionales, a los deseos masivos de mover el esqueleto y olvidarse de un gobierno demasiado conservador, y al aburrimiento que han supuesto tantos cambios de postura musical en sólo un par de años. Lo del “ska”, al fin y al cabo, ha sido como un lavado colectivo de posturas que ha unido a los punks, los modernos de la nueva ola y los negros fanáticos del reggae. Ahora, y mientras duren los vibrantes solos de saxo, los teclados en plan organillo y los numeritos, más o menos divertidos, en el escenario, todos son amigos. Por una noche y mientras dure la música” [Ignacio Julià: “The Beat: «I Just Can’t Stop It»”, en Sal Común nº 33, noviembre 1980, p. 83 (sección “33 r.p.m.”)]

En 1981 el ska comenzó a decaer con rapidez, con la inminente disolución de los Specials y el desinterés del resto de grupos por continuar en esa línea estilística. A finales de año la “segunda ola” del ska daba sus últimos coletazos y, ante la incertidumbre futura, un redactor de Rock Espezial dejó el siguiente comentario en su reseña del “Ghost town” de Specials y otros singles de Madness, The Beat y Bad Manners:

“Con su peculiar capacidad para ponerse gafas de madera, los progres más empingorotados aseguraban el pasado año que la oleada de grupos británicos de ska no eran más que otra serpiente de verano. Bien, ha pasado el tiempo, los cuadrados blancos y negros son recuerdo del pasado y Prince Buster seguramente ha vuelto a limpiar coches en su garaje jamaicano pero los grupos en cuestión siguen demostrando una notable tozudez” [En Rock Espezial nº 2, octubre 1981, p. 50-51 (sección “Mercado Negro – singles”)]

La semana que viene veremos lo que estos personajes contaron acerca de las actuaciones que los grupos del revival ofrecieron en España.

GFM