Category Archives: Textos

Post

Lo que decía del ska la prensa española: III – ska británico en directo

Posted on 11 Abril 2011 in Textos by Gontxa

El cartel del concierto de Specials

Durante los años de la 2Tone tuvimos la oportunidad de degustar en directo el ska británico por cortesía de las tres bandas que se acercaron a tocar a nuestro país: Specials, Bad Manners y The Beat.

Los Specials tocaron en la plaza de toros Monumental de Barcelona en octubre de 1980 (yo no pude ir, porque acababa de venir al mundo… ¡esa misma semana!), un concierto que se añadió a última hora al final de su gira europea. El evento se planteó como un festival dedicado a la nueva ola británica, en que los Specials tocaron junto a The Murphy Federation, Urge, y The Boys. En la revista Disco Actualidad, Jaime Gonzalo lamentaba la mala organización, el escaso público (unos 800) y la participación mediocre de los teloneros:

Jaime Gonzalo

“Y The Specials, las estrellas, saltaron y brincaron por el escenario haciendo las delicias de los pocos presentes con su pasodoble-ska folklórico y verbenero” [Jaime Gonzalo: “Ska en el desierto”, en Disco Actualidad nº 10, 15-30 noviembre 1980, p. 7 (apartado “Electro-Barna”)]

Vibraciones incluyó en diciembre la actuación de los Specials en un repaso a los “conciertos del año”:

“Un paquete de lo más variado y atractivo que atrajo a muy poca gente. A pesar de esto, las tres bandas dieron todo lo que pudieron y hasta consiguieron que el escaso público se divirtiera. Los Specials encima de un escenario son algo que ha de verse, por lo menos” [“Los Conciertos del Año”, en Vibraciones nº 75, diciembre 1980, p. 27]

En Popular 1, Jordi Tarda y José María Esteban comentan la asistencia al concierto de “unos mil espectadores” (por cierto, el bajista de Specials Horace Panter aseguró que habían acudido unos 20001… en cualquier caso una cifra pobre para la Monumental); así continúa su reseña:

“Lógicamente los más esperados de la fría tarde fueron THE SPECIALS que nos ofrecieron los temas de su último “MORE SPECIALS” en una línea más avanzada que su anterior y primer álbum. THE SPECIALS es un grupo más teatral que musical, que empieza a cuidar esta última faceta con más brillantez que en ocasiones anteriores” [Jordi Tarda y José María Esteban: “Nuevas olas (española & inglesa)”, en Popular 1 nº 90, diciembre 1980, p. 64-67 y 92-93]

Por las mismas fechas Bad Manners se presentaron en el Marquee madrileño, con cierto éxito (unos meses más tarde volverían para tocar en distintos puntos del Estado). José Manuel Cuellar es testigo del ambiente fiestero y las ganas de juerga del grupo londinense:

“La gente del ska que acudió al Marquee cuando Bad Manners afinaba sus instrumentos disfrutaron de lo lindo. Por todo; no sólo por la actuación en sí sino por el ambiente creado en el local. […] Los Bad Manners fueron una delicia loca. No pararon de bailar ska en toda la noche y resultó divertido ver como nueve músicos, incluido un paquidermo enorme, intentaban desenvolverse en un escenario mínimo. Musicalmente, ya se sabe, no son nada del otro mundo; sonaron como una bronca enorme, y no de dureza, sino de un conglomerado de trompetas, saxos, gritos, porrazos a la batería y similar, pero lo pasamos pipa con la marcha que dieron al asunto y al menos no nos aburrimos. Luego, al acabar, y como siempre que están los pirados de Columbia por medio, se armó un mogollón enorme porque nos fuimos a comer pescadito y cervezas a morir” [José Manuel Cuellar: “Ska a tope en la noche madrileña”, en Disco Actualidad nº 10, 15-30 de noviembre 1980, p. 8]


Bad Manners también se pasaron por la tele española. Aquí en el programa “Aplauso”, 1980

En agosto de 1981, los Comités Antinucleares organizaron en Aixerrota (Getxo, Vizcaya) un festival de rock con motivo de las Jornadas Internacionales contra la central nuclear de Lemóniz. El cartel incluía a The Beat junto a Leño, Bloque, Magdalena, Niko Etxart y The Stormy Monday Blues Band, entre otros. Aquí podéis ver fotos de la participación de los Beat (fotos por Fernando Catalina Landa). Pedro Elias Igartua narró sus impresiones en Disco Actualidad:

“Primero quisieron traer a Pink Floyd […] Después se pensó en Los Clash (que habían estado en Donosti poco antes) y por fin se decidieron por los BEAT, una banda con menos nombre pero de calidad musical y antinuclear bien probada. […]

THE BEAT que salieron en segundo lugar tuvieron que luchar (como los demás grupos) con una sonorización deficiente. Durante las dos primeras canciones no se oyó el bajo ni la guitarra solista. El sonido fue mejorando un poco y el grupo calentándose. Tocaron casi todos los temas de sus dos Lp’s durante una hora y media ante el despiste de una gran parte del público. Había que rendirse a la evidencia. El grupo no es muy conocido, al menos por estas tierras.” [Pedro Elias Igartua: “Specials/The Beat”, en Disco Actualidad nº 18, noviembre 1981, p. 24]

Unos inicios humildes de la asimilación del ska en España… Espero que hayáis disfrutado con estos valiosos testimonios que hemos de agradecer a nuestros intrépidos periodistas musicales, ¡bien por ellos!

GFM

1 Horace Panter: Ska’d For Life. A personal journey with The Specials. Londres: Pan Macmillan, 2008, p. 251.

En nuestro país tuvimos la oportunidad de degustar en directo el ska británico por cortesía de las tres bandas que se acercaron a España a tocar: Specials, Bad Manners y The Beat.

Los Specials tocaron en la plaza de toros Monumental de Barcelona en octubre de 1980 (yo no pude ir porque acababa de venir al mundo, esa misma semana!), un concierto que se añadió a última hora al final de su gira europea. El evento se planteó como un festival dedicado a la nueva ola británica, en que los Specials tocaron junto a The Murphy Federation, Urge, y The Boys. En la revista Disco Actualidad, Jaime Gonzalo lamentaba la mala organización, el escaso público (unos 800) y la participación mediocre de los teloneros:

“Y The Specials, las estrellas, saltaron y brincaron por el escenario haciendo las delicias de los pocos presentes con su pasodoble-ska folklórico y verbenero” [Jaime Gonzalo: “Ska en el desierto”, en Disco Actualidad nº 10, 15-30 noviembre 1980, p. 7 (apartado “Electro-Barna”)]

Vibraciones incluyó en diciembre la actuación de los Specials en su repaso a los “conciertos del año”:

“Un paquete de lo más variado y atractivo que atrajo a muy poca gente. A pesar de esto, las tres bandas dieron todo lo que pudieron y hasta consiguieron que el escaso público se divirtiera. Los Specials encima de un escenario son algo que ha de verse, por lo menos” [“Los Conciertos del Año”, en Vibraciones nº 75, diciembre 1980, p. 27]

En Popular 1, Jordi Tarda y José María Esteban comentan la asistencia al concierto de “unos mil espectadores” (por cierto, el bajista de Specials Horace Panter aseguraba que fueron unos 20001… en cualquier caso una cifra pobre para la Monumental); así continúa su reseña:

“Lógicamente los más esperados de la fría tarde fueron THE SPECIALS que nos ofrecieron los temas de su último “MORE SPECIALS” en una línea más avanzada que su anterior y primer álbum. THE SPECIALS es un grupo más teatral que musical, que empieza a cuidar esta última faceta con más brillantez que en ocasiones anteriores” [Jordi Tarda y José María Esteban: “Nuevas olas (española & inglesa)”, en Popular 1 nº 90, diciembre 1980, p. 64-67 y 92-93]

Por las mismas fechas Bad Manners se presentaron en el Marquee madrileño, con cierto éxito (unos meses más tarde volverían para tocar en distintos puntos del Estado). José Manuel Cuellar es testigo del ambiente fiestero y las ganas de juerga del grupo londinense:

“La gente del ska que acudió al Marquee cuando Bad Manners afinaba sus instrumentos disfrutaron de lo lindo. Por todo; no sólo por la actuación en sí sino por el ambiente creado en el local. […] Los Bad Manners fueron una delicia loca. No pararon de bailar ska en toda la noche y resultó divertido ver como nueve músicos, incluido un paquidermo enorme, intentaban desenvolverse en un escenario mínimo. Musicalmente, ya se sabe, no son nada del otro mundo; sonaron como una bronca enorme, y no de dureza, sino de un conglomerado de trompetas, saxos, gritos, porrazos a la batería y similar, pero lo pasamos pipa con la marcha que dieron al asunto y al menos no nos aburrimos. Luego, al acabar, y como siempre que están los pirados de Columbia por medio, se armó un mogollón enorme porque nos fuimos a comer pescadito y cervezas a morir” [José Manuel Cuellar: “Ska a tope en la noche madrileña”, en Disco Actualidad nº 10, 15-30 de noviembre 1980, p. 8]

En la noticia aparecida en El País, José Manuel Costa incide sobre la imponente presencia de su cantante Buster Bloodvessel:

“De entrada, el concierto comenzó con una puntualidad sorprendente: un retraso de una hora casi justa. […] Eso sí, nada más salir los ingleses y comenzar tocando el tema de Los siete magníficos, ya todo fue gozo y salto. No es que Bad Manners sean un grupo fino. De hecho, podrían pasar por los representantes del lumpen-ska: barbas de tres días, sombreros viejos, pelos medio sucios y un sonido pasado por trompetas y saxos que resultaba igual de poco exquisito. Pero, eso sí, de lo más impactante.

En realidad, todo se resume en su cantante principal, un tal Fatty, que debe pesar 120 kilos, que tiene la cabeza como una perfecta bola de billar, que saca la lengua un palmo (sic), que se mueve de manera espasmódica y que, finalmente, se queda en calzoncillos (largos) y camiseta. Este Fatty no abandona nunca su papel escénico de bestia musical, pega berridos, hace que la gente berree, salta y provoca los saltos del personal. O sea, que es todo un show, y fue básicamente él quien consiguió que todo el mundo se divirtiera.” [José Manuel Costa: “El impacto del grupo Bad Manners”, El País, 22/10/1980 (sección “Crítica”)]

[VER si poner algo del ABC]

En agosto de 1981, los Comités Antinucleares organizaron en Aixerrota (Getxo, Vizcaya) un festival de rock con motivo de las Jornadas Internacionales contra la central nuclear de Lemóniz. El cartel incluía a The Beat junto a Leño, Bloque, Magdalena, Niko Etxart y The Stormy Monday Blues Band, entre otros. Pedro Elias Igartua narró sus impresiones en Disco Actualidad:

“Primero quisieron traer a Pink Floyd […] Después se pensó en Los Clash (que habían estado en Donosti poco antes) y por fin se decidieron por los BEAT, una banda con menos nombre pero de calidad musical y antinuclear bien probada. […]

THE BEAT que salieron en segundo lugar tuvieron que luchar (como los demás grupos) con una sonorización deficiente. Durante las dos primeras canciones no se oyó el bajo ni la guitarra solista. El sonido fue mejorando un poco y el grupo calentándose. Tocaron casi todos los temas de sus dos Lp’s durante una hora y media ante el despiste de una gran parte del público. Había que rendirse a la evidencia. El grupo no es muy conocido, al menos por estas tierras.” [Pedro Elias Igartua: “Specials/The Beat”, en Disco Actualidad nº 18, noviembre 1981, p. 24]

En nuestro país tuvimos la oportunidad de degustar en directo el ska británico por cortesía de las tres bandas que se acercaron a España a tocar: Specials, Bad Manners y The Beat.

Los Specials tocaron en la plaza de toros Monumental de Barcelona en octubre de 1980 (yo no pude ir porque acababa de venir al mundo, esa misma semana!), un concierto que se añadió a última hora al final de su gira europea. El evento se planteó como un festival dedicado a la nueva ola británica, en que los Specials tocaron junto a The Murphy Federation, Urge, y The Boys. En la revista Disco Actualidad, Jaime Gonzalo lamentaba la mala organización, el escaso público (unos 800) y la participación mediocre de los teloneros:

“Y The Specials, las estrellas, saltaron y brincaron por el escenario haciendo las delicias de los pocos presentes con su pasodoble-ska folklórico y verbenero” [Jaime Gonzalo: “Ska en el desierto”, en Disco Actualidad nº 10, 15-30 noviembre 1980, p. 7 (apartado “Electro-Barna”)]

Vibraciones incluyó en diciembre la actuación de los Specials en su repaso a los “conciertos del año”:

“Un paquete de lo más variado y atractivo que atrajo a muy poca gente. A pesar de esto, las tres bandas dieron todo lo que pudieron y hasta consiguieron que el escaso público se divirtiera. Los Specials encima de un escenario son algo que ha de verse, por lo menos” [“Los Conciertos del Año”, en Vibraciones nº 75, diciembre 1980, p. 27]

En Popular 1, Jordi Tarda y José María Esteban comentan la asistencia al concierto de “unos mil espectadores” (por cierto, el bajista de Specials Horace Panter aseguraba que fueron unos 20001… en cualquier caso una cifra pobre para la Monumental); así continúa su reseña:

“Lógicamente los más esperados de la fría tarde fueron THE SPECIALS que nos ofrecieron los temas de su último “MORE SPECIALS” en una línea más avanzada que su anterior y primer álbum. THE SPECIALS es un grupo más teatral que musical, que empieza a cuidar esta última faceta con más brillantez que en ocasiones anteriores” [Jordi Tarda y José María Esteban: “Nuevas olas (española & inglesa)”, en Popular 1 nº 90, diciembre 1980, p. 64-67 y 92-93]

Por las mismas fechas Bad Manners se presentaron en el Marquee madrileño, con cierto éxito (unos meses más tarde volverían para tocar en distintos puntos del Estado). José Manuel Cuellar es testigo del ambiente fiestero y las ganas de juerga del grupo londinense:

“La gente del ska que acudió al Marquee cuando Bad Manners afinaba sus instrumentos disfrutaron de lo lindo. Por todo; no sólo por la actuación en sí sino por el ambiente creado en el local. […] Los Bad Manners fueron una delicia loca. No pararon de bailar ska en toda la noche y resultó divertido ver como nueve músicos, incluido un paquidermo enorme, intentaban desenvolverse en un escenario mínimo. Musicalmente, ya se sabe, no son nada del otro mundo; sonaron como una bronca enorme, y no de dureza, sino de un conglomerado de trompetas, saxos, gritos, porrazos a la batería y similar, pero lo pasamos pipa con la marcha que dieron al asunto y al menos no nos aburrimos. Luego, al acabar, y como siempre que están los pirados de Columbia por medio, se armó un mogollón enorme porque nos fuimos a comer pescadito y cervezas a morir” [José Manuel Cuellar: “Ska a tope en la noche madrileña”, en Disco Actualidad nº 10, 15-30 de noviembre 1980, p. 8]

En la noticia aparecida en El País, José Manuel Costa incide sobre la imponente presencia de su cantante Buster Bloodvessel:

“De entrada, el concierto comenzó con una puntualidad sorprendente: un retraso de una hora casi justa. […] Eso sí, nada más salir los ingleses y comenzar tocando el tema de Los siete magníficos, ya todo fue gozo y salto. No es que Bad Manners sean un grupo fino. De hecho, podrían pasar por los representantes del lumpen-ska: barbas de tres días, sombreros viejos, pelos medio sucios y un sonido pasado por trompetas y saxos que resultaba igual de poco exquisito. Pero, eso sí, de lo más impactante.

En realidad, todo se resume en su cantante principal, un tal Fatty, que debe pesar 120 kilos, que tiene la cabeza como una perfecta bola de billar, que saca la lengua un palmo (sic), que se mueve de manera espasmódica y que, finalmente, se queda en calzoncillos (largos) y camiseta. Este Fatty no abandona nunca su papel escénico de bestia musical, pega berridos, hace que la gente berree, salta y provoca los saltos del personal. O sea, que es todo un show, y fue básicamente él quien consiguió que todo el mundo se divirtiera.” [José Manuel Costa: “El impacto del grupo Bad Manners”, El País, 22/10/1980 (sección “Crítica”)]

[VER si poner algo del ABC]

En agosto de 1981, los Comités Antinucleares organizaron en Aixerrota (Getxo, Vizcaya) un festival de rock con motivo de las Jornadas Internacionales contra la central nuclear de Lemóniz. El cartel incluía a The Beat junto a Leño, Bloque, Magdalena, Niko Etxart y The Stormy Monday Blues Band, entre otros. Pedro Elias Igartua narró sus impresiones en Disco Actualidad:

“Primero quisieron traer a Pink Floyd […] Después se pensó en Los Clash (que habían estado en Donosti poco antes) y por fin se decidieron por los BEAT, una banda con menos nombre pero de calidad musical y antinuclear bien probada. […]

THE BEAT que salieron en segundo lugar tuvieron que luchar (como los demás grupos) con una sonorización deficiente. Durante las dos primeras canciones no se oyó el bajo ni la guitarra solista. El sonido fue mejorando un poco y el grupo calentándose. Tocaron casi todos los temas de sus dos Lp’s durante una hora y media ante el despiste de una gran parte del público. Había que rendirse a la evidencia. El grupo no es muy conocido, al menos por estas tierras.” [Pedro Elias Igartua: “Specials/The Beat”, en Disco Actualidad nº 18, noviembre 1981, p. 24]

Espero que hayáis disfrutado con estos recortes, un valioso testimonio que hemos de agradecer a nuestros intrépidos periodistas musicales, ¡bien por ellos!

GFM

1 Horace Panter: Ska’d For Life. A personal journey with The Specials. Londres: Pan Macmillan, 2008, p. 251.

Espero que hayáis disfrutado con estos recortes, un valioso testimonio que hemos de agradecer a nuestros intrépidos periodistas musicales, ¡bien por ellos!

GFM

1 Horace Panter: Ska’d For Life. A personal journey with The Specials. Londres: Pan Macmillan, 2008, p. 251.

Aquí [enlace: https://picasaweb.google.com/fubillavia/TheBeat#] podéis ver fotos de la participación de los Beat (fotos por Fernando Catalina Landa).
Post

Lo que decía del ska la prensa española: II – los años de la Two Tone

Posted on 1 Abril 2011 in Textos by Gontxa

El revival británico del ska transcurrió entre 1979 y 1981, que en España fueron los años de la “nueva ola”, y empezaba a surgir la “movida madrileña”. Vamos, que la escena musical estaba en plena ebullición. En este panorama, la Two Tone no pasó desapercibida para los críticos españoles de las principales revistas musicales del momento.

El acontecimiento clave para el comienzo del revival fue la publicación del primer single de la 2Tone (“Gangsters” por The Specials y “The Selecter” por, sí, The Selecter) en julio del 79, aunque todo indica que durante ese año no hubo repercusión alguna en nuestro país. A principios del 80, Diego Manrique ya se impacientaba ante la nula respuesta de los grupos locales:

“Gracias a los Specials y demás bandoleros mods, el ska está reviviendo en Inglaterra. […] Y en España, todos los grupos sin enterarse, marcándose un reggae para inclusión en sus LPs (excepto Pep Laguarda, que hizo ska para su segundo grabado hace un año y todavía inédito).” [Manrique, Diego A.: “La Antena Exterior”, en Vibraciones nº 66, marzo 1980, p. 17 (sección “Zúm”)]

David Fricke aporta en Sal Común un primer tanteo de la situación, lanzando una invitación a reaccionar:

“El ska, un híbrido de ritmos y fraseos jamaicanos que llegó a Inglaterra a principios de los sesentas a través de los inmigrantes de las Indias Occidentales, está experimentando un gran resurgir comercial como música de baile entre la juventud trabajadora blanca, harta ya del punk y de la anestésica sincopación del electropop de orientación Gary Numan. […] Como líderes del reavivamiento ska británico, a tenor de su éxito en las listas, Madness y The Specials alimentan este consumo de nostalgia aportando una imagen y un sonido. […] Inglaterra ya ha reaccionado al reto. Ahora nos toca a nosotros” [David Fricke: “The Specials/Madness”, en Sal Común nº 28, mayo 1980, p. 66-67 (sección “Discos”)]

En cualquier caso, el estilo comenzaría pronto a ganarse las simpatías de los críticos, como demuestra Jaime Gonzalo en la revista Vibraciones:

“Que el ska se está poniendo de moda, y como tal no se le augura más de un par de veranos de vida, lo sabe todo el mundo. […] El ska, cuya recuperación me parece de lo más sano, es simplemente música BAILABLE Y DIVERTIDA. Sin pretenciosidad y con energía. Madness es el primer exponente que se edita en España, y es de esperar que Ariola publique en un futuro todo el catálogo de Two Tone, con representantes más que convincentes (léase Specials y The Beat).” [Jaime Gonzalo: “Madness: «One Step Beyond»”, en Vibraciones nº 68, mayo 1980, p. 44-45 (sección “Scope”)]

Eventualmente empezarían a abundar en estas revistas las reseñas y reportajes sobre las bandas de la Two Tone. Una discusión común que suscitó el ska británico fue la relativa al enfrentamiento entre el aspecto desenfadado de la música y el complicado contexto sociopolítico de la Inglaterra de Margaret Thatcher. Los críticos incidían en la distinta actitud de las bandas al respecto: The Specials y The Beat en un extremo con con sus letras fuertemente comprometidas, Madness y Bad Manners en el otro promoviendo el cachondeo despreocupado. Jesús Ordovás resume la cuestión en Vibraciones, en su reseña del primer álbum de The Beat, “I just can’t stop it”:

Jesús Ordovás

“Todos esos listos que después de escuchar a Madness en versión hortera se han permitido decir, generalizando sin conocer el género, que los grupos de Ska no valen para otra cosa que para dar saltos y gritar chorradas, si no han cambiado ya de opinión después de escuchar a Los Specials pueden probar con este elepé de los Beat británicos” [Jesús Ordovás: “The Beat: «I Just Can’t Stop It»”, en Vibraciones nº 73, octubre 1980, p. 46-47 (sección “Scope”)]

 

A propósito de The Beat, Pedro Elias Igartua les entrevistó cuando actuaron en Getxo (esperad a la siguiente entrada del blog!). Las siguientes palabras pertenecen al grupo de Birmingham:

“No creo que haya mucha diferencia entre THE BEAT y SPECIALS. Ellos usan más el ritmo ska y The Beat en cambio usamos el ritmo reggae más a menudo. Somos grupos más parecidos en forma y en los comentarios sociales. No son canciones tontas y vacías como las de Madness o Bad Manners. La idea es que la música es algo cojonudo, pero el mensaje social también es importante. Creo que es crucial que la gente joven se divierta, pero que su diversión esté asociada con el mundo real, no con fantasías escapistas.” [Entrevista a The Beat por Pedro Elias Igartua: “Specials/The Beat”, en Disco Actualidad nº 18, noviembre 1981, p. 25]

En cualquier caso, las opiniones eran diversas. Ignacio Julià expuso claramente su postura en Sal Común:

Ignacio Julià

“Seguramente debo ser el único crítico de rock de este país, y parte del mundo, que no siente el más mínimo cariño por esa música tan simpática y moderna conocida como “ska”. A mí, esto de la música para mover el trasero sin mover la cabeza no me va demasiado. El éxito del “ska” en Inglaterra, su país de origen, con bandas como los Specials, los Selecter o los Madness, se debe en partes proporcionales, a los deseos masivos de mover el esqueleto y olvidarse de un gobierno demasiado conservador, y al aburrimiento que han supuesto tantos cambios de postura musical en sólo un par de años. Lo del “ska”, al fin y al cabo, ha sido como un lavado colectivo de posturas que ha unido a los punks, los modernos de la nueva ola y los negros fanáticos del reggae. Ahora, y mientras duren los vibrantes solos de saxo, los teclados en plan organillo y los numeritos, más o menos divertidos, en el escenario, todos son amigos. Por una noche y mientras dure la música” [Ignacio Julià: “The Beat: «I Just Can’t Stop It»”, en Sal Común nº 33, noviembre 1980, p. 83 (sección “33 r.p.m.”)]

En 1981 el ska comenzó a decaer con rapidez, con la inminente disolución de los Specials y el desinterés del resto de grupos por continuar en esa línea estilística. A finales de año la “segunda ola” del ska daba sus últimos coletazos y, ante la incertidumbre futura, un redactor de Rock Espezial dejó el siguiente comentario en su reseña del “Ghost town” de Specials y otros singles de Madness, The Beat y Bad Manners:

“Con su peculiar capacidad para ponerse gafas de madera, los progres más empingorotados aseguraban el pasado año que la oleada de grupos británicos de ska no eran más que otra serpiente de verano. Bien, ha pasado el tiempo, los cuadrados blancos y negros son recuerdo del pasado y Prince Buster seguramente ha vuelto a limpiar coches en su garaje jamaicano pero los grupos en cuestión siguen demostrando una notable tozudez” [En Rock Espezial nº 2, octubre 1981, p. 50-51 (sección “Mercado Negro – singles”)]

La semana que viene veremos lo que estos personajes contaron acerca de las actuaciones que los grupos del revival ofrecieron en España.

GFM

Post

Lo que decía del ska la prensa española: I – los 60

Posted on 24 Marzo 2011 in Textos by Gontxa

Inauguramos de nuevo una miniserie dedicada a la prensa, esta vez la de aquí, la prensa local “oficial” (ya dejaremos los fanzines para otras ocasiones). En primer lugar vamos a ver qué tipo de información divulgaban las revistas de música joven de los años 60: Discóbolo, Fonorama y Fans.

Comencemos con la reseña del que quizá fuera el primer disco importado de ska jamaicano: el EP (extended play) Auténtico Jamaica Ska, publicado en España por Gramófono-Odeón-Stateside en 1964. En realidad era una versión reducida del LP The Authentic Jamaica Ska, que publicó Amy Records en Estados Unidos el mismo año, y que contenía canciones de Carlos Malcolm, Prince Buster, Jimmy Cliff y The Richards Brothers. Sólo las de Prince Buster sobrevivieron en la publicación española. Esto es lo que Federico Halpern, redactor de Discóbolo, comentó de este disco:

El ritmo del “ska” es reiterativo, machacón y fácil. Tiene lo necesario para hacerse popular. El nuevo baile viene de Jamaica y este disco es el primero en España. Auténtico Jamaica Ska para los bailarines amantes de nuevos pasos. [Federico Halpern, en Discóbolo nº 64, 1964, p. 15]

Y a continuación la reseña anónima del mismo disco aparecida en Fonorama al año siguiente:

“30 pieces of silver”, “Tongue will tell”, “They got to go” y “Everybody ska”, no hacen sino devolvernos un poco sofisticado y tal vez con peor gusto, el sabor de los ritmos del Caribe, del Calypso, del limbo. Siempre es interesante como variación tener estos discos en las colecciones para cuando se organizan reuniones o guateques, pero únicamente para estos casos. Otra cosa seguramente no se pretende. [Fonorama nº 10, 1965, p. 67]

A propósito de Prince Buster, parece que no tuvo mucha fortuna en nuestro país durante los 60, como confirma otra reseña de su single No tengo mucho que decir / Los diez mandamientos, publicado por RCA Victor ya en 1967:

Un cantante de color con un extraño ritmo y un estilo muy próximo al más clásico de los “spirituals”. De momento, se aprecia la calidad pero no se ve el éxito. Puede ser en otra ocasión. [Discóbolo nº 128, 1967, p. 22]

Al parecer, los redactores de estas revistas no disponían de mucha información acerca del nuevo estilo jamaicano. Un tal John Harold publicó en Fans un artículo dedicado a Jimmy James and The Vagabonds, que comienza con un relato un tanto confuso de los orígenes del ska, rematado por una extraña afirmación respecto al blue beat. Este fragmento no tiene desperdicio:

Jamaica es el pozo sin fondo que recibe los “beatniks” de todo el Caribe y las Indias Orientales. Es su cuartel general. […] Se reúnen para entonar melancólicamente las canciones de sus respectivas tierras de adopción y las de sus antepasados africanos. Cuatro años han mezclado inconscientemente las danzas africanas, el rithm’n blues [sic] de los campos de algodón, la fusión de los aires españoles y portugueses con la influencia africana, y los característicos ritmos de Jamaica, cuyo contingente africano se mezcló con la música inglesa… Así nació el “blue beat”. El “ska”, es una modificación del “blue beat” [John Harold: “¡Música del África misteriosa a través de Jamaica! El «ska’sound» es un ritmo mágico que obliga a bailar”, en Fans nº 78, 1966, p. 19]

Fans dedicó a la popular Millie una de sus contraportadas (algo tardíamente, en 1967), donde se plasma claramente esa imagen idealizada, paradisíaca y completamente despolitizada de Jamaica que por estos lares disimulaba completamente la cruda realidad de la isla:

Las islas del Caribe son fuente inagotable de preciados tesoros. La belleza de sus palmeras, sus innumerables playas, la luz y colorido de sus paisajes, la ruidosa alegría de sus habitantes… y su música cautivadora. Los niños se duermen arrullados por el rumor de timbales y tambores. Su pueblo es música. De allí proceden las melodías que hacen bailar al mundo entero. El “jazz” y sus diferentes derivados, “rock”, “rithm’n’blues” [sic], “folk rock”, “calypso”, “ska sound”, etc. Son ritmos que están fuertemente vinculados a estas bellas tierras, donde los conquistadores españoles y portugueses se mezclaron alegremente con los nativos. Es mucha música reunida. Por eso, su gente la vive intensamente. La lleva en la sangre. Esta es la patria de la pequeña Millicent, que triunfó con el “rock” “My boy lollypop”, entonces, cuando este ritmo entusiasmaba a la juventud del mundo entero. […] [R. P. Hopkins: “La voz de oro del Caribe: Millicent Small”, en Fans nº 87, 1967, p. 32]

En 1966, una canción italiana dio un radical e inesperado giro a la (por entonces muy velada) imagen del ska en nuestro país. Se trataba de “Operazione sole”, compuesta por Giuseppe Faiella y Mario Cenci. Aquí podéis oírla. Faiella no era otro que Peppino di Capri, cantante que gozaba de enorme reconocimiento en España. Esta es la reseña de Fonorama acerca del disco que contenía dicha canción:

Nuevo disco de Peppino, como los anteriores verdaderos aciertos de este genial intérprete Italiano. Nos ofrece, en primer lugar OPERACIÓN SOL una bella canción en ritmo de Ska, muy comercial que pronto oiremos y veremos en muchos Hits. […] [Fonorama nº 32, 1966, p. 36]

Y seguro que muchos de mis silenciosos lectores saben ya lo que ocurrió entonces: el trío barcelonés Los de la Torre versionó la canción (no fueron los únicos), y se hicieron de oro promocionando el ska como baile de moda del verano de 1967. Es ya conocido el artículo que apareció en Fans (revista que por cierto les apoyó bastante durante estos años) anunciando que “Los de la Torre lanzan el baile “in” de este verano: El «Ska»”. Su autor A. Matías no habla mucho de esta música (se centra en el grupo y en explicar los pasos de baile…), pero un par de frases indican el carácter ameno y trivial que había adquirido esta nueva y efímera moda:

Un baile divertido, en el que hay que saber mover el esqueleto con gracia, que han presentado varias veces por televisión, en “Musical”. […] El “ska” es una danza alegre y dinámica. Hay que estar en forma para bailarlo. […] Es fácil de aprender, y bailarlo en conjunto resulta divertido. [A. Matías: “Los de la Torre lanzan el baile “in” de este verano: El «Ska»”, en Fans nº 103, 1967, p. 10-11]

Qué lejos queda ya todo ello… El próximo día damos el salto a la Two Tone, a ver cómo fue recibida en las páginas locales.

GFM

Post

Recortes de prensa III: un debut prometedor

Posted on 25 Febrero 2011 in Textos by Gontxa

La semana pasada leíamos en el New York Times de finales del 79 cómo el revival twotonero había llegado a oídos de los yanquis, que esperaban con ansia tener la oportunidad de escuchar en vivo a alguno de sus principales impulsores. Dicho y hecho: un mes después los Specials cruzaban el Atlántico para su gira de presentación estadounidense, que les llevaría durante más de 5 semanas a través del país. Su concierto debut fue en el Hurrah’s de Nueva York el 25 de enero de 1980 (podéis ver fotos de la conferencia de prensa aquí). Tres días después del concierto, apareció en el New York Times este significativo comentario de mano de R. Palmer1:

 

Rock: el Ska es el Fuerte de los Specials

Por Robert Palmer

Cuando el revival inglés del ska apareció en el horizonte el año pasado, daba la impresión de que iba a ser una variante de una vieja, vieja historia. El ska, o bluebeat, floreció en Jamaica y en Inglaterra en los 60 y fue el precursor directo del reggae. Ahora, jóvenes grupos ingleses mayoritariamente blancos estaban tocando su propia versión del ska. Eran inevitables las comparaciones con el revival inglés del blues de los 60; igual que los músicos ingleses de blues, los nuevos grupos de ska estaban tomando un estilo de música negra pasado de moda y tocándolo a un tempo más rápido, con un toque de ostentación.

Pero los Specials vinieron al Hurrah el fin de semana para su primera aparición norteamericana y expulsaron por la ventana estas ideas preconcebidas. Aunque sólo dos de los siete músicos que componen el grupo son negros, esta banda es una fusión blanco-negro que mezcla algunos de los aspectos más saludables de diversas tradiciones recientes.

Los sutiles planteamientos rítmicos del ska y el early reggae están aquí, cortesía de una sección rítmica ejemplar. Los dos vocalistas negros, Neville Staples y el guitarra rítmica Lynval Golding, crean una rica combinación de armonías con el cantante principal blanco Terry Hall. Pero este no es un grupo de armonía relajada de reggae. Los Specials explotan en el escenario con la energía de una banda de punk, destellando con la fascinante intensidad de Mr. Hall y los arqueantes solos guitarrísticos de Roddy Byers.

Los Specials tocaron hasta después de las 3 de la mañana del sábado en el Hurrah; el público no les dejaba salir del escenario. Los públicos neoyorkinos no son iguales que los de la América Central, por supuesto, y el primer álbum de los Specials, producido por Elvis Costello, es un poco turbio. Pero con suficiente publicidad y algo de suerte, los Specials podrían llegar a lo más alto aquí. Podrían ser además el comienzo de una nueva música popular inglesa birracial, y ese sería ciertamente un logro considerable.


Los Specials en el Hurrah’s

Espero que hayáis disfrutado de este pequeño viaje periodístico a 3 instantes clave en la difusión del ska, y sobre todo os haya ayudado a penetrar en la mentalidad de cada momento, que es una de las tareas más difíciles cuando se intenta comprender la Historia.

Nos vemos dentro de 7 días, bailando un poco de blue beat!

GFM

1 Palmer, Robert: “Rock: Ska Is Forte of Specials”. The New York Times, New York, 28/1/1980. Trad. personal. Recorte conservado en la New York Public Library for the Performing Arts: “Ska: Clippings”, research call number: M-Clippings.

Post

Recortes de prensa II: 15 años después

Posted on 17 Febrero 2011 in Textos by Gontxa

Tras nuestra pequeña incursión en los instantes previos al primer concierto de ska en los Estados Unidos, nos trasladamos a otro momento clave para la recepción de esta música en la tierra del Tío Sam. El siguiente artículo1 apareció en el New York Times el 23 de diciembre de 1979, e informa sobre el surgimiento del revival británico perpetrado por las bandas de la 2Tone. John Rockwell comenta los orígenes del ska, su parentesco –y diferencias– con el reggae, y el cariz que parece estar adquiriendo la nueva manifestación del género. Os dejo con Rockwell y su “Bringing Back Ska”:

Recuperando el Ska

Por JOHN ROCKWELL

La escena musical del pop británico parece en ocasiones un caldero de tendencias, donde cada ciertos meses burbujea hacia la superficie algo nuevo, para ser más tarde arrinconado a su vez por alguna otra moda. Pero bajo la superficie existen algunos patrones más básicos, e incluso un parentesco con tendencias similares en la más pausada Norteamérica.

La última tendencia británica es un revival por grupos jóvenes y mayormente blancos de ska, la música de baile jamaicana que precedió al reggae. Las dos bandas principales de ese revival son los Specials y Madness, cuyos discos disfrutan de buenas ventas en tiendas de importación de Nueva York en estos momentos, y serán pronto editados localmente – los Specials en Chrysalis dentro de un par de semanas; Madness en Sire a comienzos de febrero. Y al mismo tiempo Mango, que es una división de Island, el principal sello de reggae, ha publicado un LP llamado “Intensified! – Original Ska 1962-66”, que documenta las raíces jamaicanas del revival del ska.

Jamaica está suficientemente próxima a Estados Unidos como para recibir influencia de la música norteamericana a través de la radio y las grabaciones. Durante los 50 tardíos, con el apogeo del rhythm-and-blues y el rock-and-roll temprano, la música jamaicana estaba fuertemente dominada por la música negra norteamericana. A principios de los 60, sin embargo, comenzaron a desarrollarse ciertos sustratos autóctonos. Para mediados-finales de los 60, esos sustratos se habían aglutinado en el reggae – música oscura e intensa que conservaba sus raíces de baile pero hablaba con furiosa franqueza sobre la difícil situación de los negros de Kingston y se había impregnado de las doctrinas políticas y místicas del Rastafarianismo.

Pero justo antes del reggae hubo un período más fluido, de transición, menos interesado en la injusticia social que en pasarlo bien. Esta música transcurrió durante varios períodos con distintos nombres – ska, bluebeat, rocksteady. Compartía con el reggae cierto número de patrones rítmicos galopantes, sincopados. Pero también recordaba al apremio evangélico de la música negra norteamericana. La corpulenta línea de bajo del reggae era más ligera entonces, y la música tenía una frecuente participación de metales que le aportaban un sabor festivo.

El disco revival de Mango presenta a grupos capitales de ska tales como los Skatalites, los Maytals, Roland Alphonso y Don Drummond. Una de las canciones – “Carry Go Bring Come” por los Charms – plantea cuestiones políticas. Pero esta es mayormente una música alegre, la alegría aún se encuentra impulsada por un tonificante ritmo de baile.

El revival londinense actual del ska es un fenómeno igualmente fluido y variado. Las modas en el vestuario dividen a menudo las facciones polémicas británicas, y Madness y los Specials han sido a veces considerados como parte del revival Mod vigente. Pero por estos conciertos se dejan caer todo tipo de tendencias enfrentadas – Mods, skinheads, “rude boys” modernos (imitadores blancos de los gamberros con sombrero pork pie de Kingston de la época del ska) e incluso el ocasional punk de aspecto anacrónico.

La música también es variada, y en concreto Madness parece haber afirmado que planea evolucionar con los tiempos, y si los tiempos evolucionan apartándose del ska, que así sea. Las diversas influencias de soul temprano del ska ya son evidentes en la música, y en definitiva, en un sentido genérico más amplio, todo es parte del rock-and-roll.

Los revivals ska y Mod en Londres también han sido interpretados como un eco juvenil del nuevo gobierno conservador; en otras palabras, un movimiento hacia la derecha. Aun así los Specials, que cuentan con dos miembros negros, tienen una canción que denuncia específicamente el racismo.

Lo que realmente parece ser el revival del ska es uno de los cambios periódicos de polaridad de la música pop, apartado de la furiosa política del reggae y del punk rock británico y hacia una música de baile más ligera y alegre. Como tal, el revival del ska es una respuesta británica a la fascinación norteamericana por el “power pop”, y desempeña una función similar a lo que una banda vanguardista de baile tan alocada y divertida como los B-52’s hace en este país.

Los Specials vienen de Coventry, y su primer LP fue producido por Elvis Costello. Pero antes de que el grupo firmara con Chrysalis, habían tenido una desagradable experiencia con el anterior manager de los Clash, Bernard Rhodes (antiguo asociado de Malcolm McLaren, la mente maestra tras los Sex Pistols). Tras una amarga ruptura con él, los Specials formaron su propio sello, Two-Tone, que han conservado como su surtidor británico después de firmar con Chrysalis. En la Two-Tone presentan además otras bandas, más recientes, incluyendo The Selecter, una banda de ska mayormente negra que también juega un papel central en este movimiento.

“The Specials” captura el auténtico sabor de las bandas originales de ska, actualizado con una buena dosis de intensidad punk. Madness, una banda enteramente blanca del Norte de Londres, se acerca más a los B-52’s como banda de baile manifiesta. “One Step Beyond…” del sello Stiff ofrece música de baile desenfrenada, un “sonido nutty” [nutty=chiflado] deliberado – autodescripción de la banda – y un aura multiuso de buenos y alocados momentos. Dado que tanto los Specials como Madness son reputados intérpretes en vivo de primera línea, se espera con entusiasmo la llegada oficial de los revivalistas del ska a estas tierras.

INTENSIFIED! Original Ska 1962-1966; Mango MLPF 9524.

THE SPECIALS; Chrysalis CHR 1265.
MADNESS: One Step Beyond…; Stiff SEEZ 17.

¿Qué impresión dejará la visita de los Specials a los reporteros del New York Times? Lo sabremos la semana que viene…

GFM

1 Rockwell, John: “Bringing Back Ska”. The New York Times, New York, 23/12/1979, p. 26 y 29. Trad. personal. Recorte conservado en la New York Public Library for the Performing Arts: “Ska: Clippings”, research call number: M-Clippings.

Post

Recortes de prensa I: el ska llega a los USA

Posted on 11 Febrero 2011 in Textos by Gontxa

Millie Small

En lo que queda de mes voy a tener bastante jaleo así que, cual rude boys en el 66, vamos a aminorar un poco el ritmo, aunque eso sí, manteniendo nuestra cita semanal.

Dedicaré las siguientes entradas a reproducir 3 artículos periodísticos en torno a la recepción del ska en Estados Unidos en diferentes momentos de la historia. Estos recortes están conservados en la Biblioteca Pública de Artes Interpretativas de Nueva York, y son interesantes reflejos de la imagen que el ska tuvo en cada momento a ojos del público estadounidense, el tipo de expectativas que despertaba esta música y los significados que se atribuían a ella. Junto a los documentos fotocopiados-escaneados incluiré traducciones hechas por un servidor, y aunque el lenguaje periodístico anglosajón no es mi fuerte trataré de ser lo más fiel posible al significado y sabor originales del texto.

El primer artículo apareció en el Morning Telegraph de Nueva York el 12 de agosto de 19641, anunciando la participación jamaicana en la Feria Mundial que se celebraba en esta ciudad desde abril.

Debut del ‘Ska’ programado para la Feria

Millie Small Interpretará el Último Baile Jamaicano Esta Noche en el Singer Bowl

El Singer Bowl de la Feria Mundial se animará esta noche cuando el “ska”, el nuevo baile, sea presentado por los jamaicanos que crearon este ritmo sensacional.

Variante de un baile popular jamaicano, el Ska se puede describir como un cruce entre el twist y un shuffle, con sabor caribeño.

La estrella de este espectáculo gratuito, de 8 a 10 de la tarde, será Millie Small, cuya grabación de “My Boy Lollipop” en ritmo Ska del sello Smash ha estado en la lista de superventas durante las últimas 14 semanas.  Será acompañada por Byron Lee y su Jamaica Ska Band de 12 componentes; Jimmy Cliff, un famoso vocalista; The Blues Busters, conjunto de canción y música, y varios bailarines de talento que volarán también hacia aquí desde Kingston, Jamaica, expresamente para el concierto.

Hay en el programa otra exquisitez musical –Benny Goodman– para visitantes de la Feria que ya han disfrutado de conciertos gratuitos en el Singer Bowl por otros grandes como Louis Armstrong, Duke Ellington, Count Basie y Dave Brubeck. La noche del sábado 22 de agosto Goodman, rey del swing, y su banda presentarán un concierto de jazz y además tocarán para bailar en el Singer Bowl.

El Singer Bowl (foto publicitaria de The New York World's Fair 1964-1965 Corporation)

Nos vemos la semana que viene tras un salto temporal a 1979!

GFM

1 “‘Ska’ Debut Set for Fair: Millie Small to Perform Latest Jamaican Dance Tonight at Singer Bowl”. Morning Telegraph, New York, 12/8/1964. Recorte conservado en la New York Public Library for the Performing Arts: “Ska (Dance): Clippings”, research call number: *MGZR.