Tag Archives: Moon Ska Records

Post

Track 4: Into the melting pot

Posted on 3 Febrero 2011 in General by Gontxa

Cuántas veces se habrá comparado la innovación en los géneros musicales con el fascinante mundo de la cocina. Especialmente los procesos de fusión, en los que se trata de ir probando qué tal queda la combinación entre distintos ingredientes de un estilo y otro; se remueve bien la mezcla, se sirve a buen ritmo… y a ver si gusta. El caso es que la historia del ska (y del resto de géneros de origen jamaicano, pero este blog se centra en el ska) está repleta de este tipo de experimentaciones. Es famosa la imagen del cocinero que porta dos paquetes donde se lee respectivamente “jazz” y “ska” (por cierto, ¿alguien sabe quién la creó?); adivinad lo que va a hacer con ellos a continuación…

Esta sugerente metáfora visual del ska-jazz ilustra muy bien el espíritu de la 3rd wave, donde el ska deja de ser el plato principal (al menos no lo es siempre) y se convierte en un ingrediente más. ¿Cómo es esto posible? Fácil: se toma alguno de los ingredientes más característicos del estilo original y se aplica a otro. El énfasis en el upbeat (recordad lo de la semana pasada) es uno de los elementos más representativos del ska clásico y además se adapta fácilmente a muchos otros tipos de música. Por tanto, en cada revival se ha retomado esta idea y se ha aplicado a los estilos vigentes para dar un toque renovado al género.

Así, desde los 90 ha proliferado una tendencia de infundir el ritmo ska a casi cualquier realidad musical del momento. Algunos autores lo han comparado a un crisol (melting pot), un recipiente donde el ska se funde con otras cosas. Albino Brown y Tazy Phyllipz (responsables del programa radiofónico californiano Ska Parade) explican que “Es en este cuenco de mejunje de la 3rd wave donde el ska funciona como soporte y como elemento más que como el foco y fuerza principales de la banda”1. Esta actitud ha suscitado todo tipo de respuestas, generando incluso polémicas discusiones regidas por cuestiones de autenticidad (¿qué debería y qué no debería ser llamado ska?), mercado (¿es posible la pervivencia del ska en el mainstream?) y percepciones muy subjetivas del fenómeno musical (si a mí me gusta esta música, ¿por qué no puedo tocarla y bailarla como me apetezca?)… No se trata de resolver aquí estas preguntas, pero han formado parte de la historia del ska y lo siguen haciendo; para el investigador son auténticos quebraderos de cabeza, pero al fin y al cabo es el tipo de cosas que dan vida a todo este mundillo 😉

La noción del melting pot alude a una realidad más compleja que el simple hecho de juntar unos cuantos rasgos musicales y ya está. En la identificación, valoración, comercialización, etc. de cualquier tipo de música existen muchos elementos en juego. Y en la historia del ska, aparte de los rasgos sonoros e interpretativos (que son también fundamentales), cobran especial relevancia los significados e implicaciones socioculturales que ha ido adquiriendo desde el estilo original, entre ellos el fenómeno de identificación con el pueblo jamaicano y también con las clases sociales desfavorecidas. El grado de conocimiento y seguimiento de estos significados por parte de los nuevos intérpretes y el público ha generado distintos modos de entender el ska.

Como crítica recurrente hacia algunas ramificaciones del ska desde los 90, se ha acusado a muchas bandas de llamar ‘ska’ a una música muy alejada del estilo original, tanto ideológica como musicalmente. Por ejemplo, R. Walsh menciona la importancia de “honrar las raíces culturales y estéticas del ska”, y desacredita a todas aquellas bandas que “ejecutan el tempo en upbeat o el ritmo sincopado del ska jamaicano, adoptan la indumentaria elegante del rude boy […] y abrazan la iconografía ajedrezada de la Two Tone, pero habiéndose perdido el significado cultural más profundo”2.

The Toasters (foto por Dave Sgalambro)

No obstante, en la misma publicación Walsh cita a Robert “Bucket” Hingley3 (componente de Toasters y fundador de Moon Ska Records, propios de la línea menos “respetuosa” con las raíces), quien insiste en recordar la naturaleza híbrida que el ska ha manifestado desde sus mismos orígenes; después de todo, es una música que se creó a partir de la amalgama e interrelación entre distintas esferas musicales y culturales. Pensemos que el procedimiento de adaptar el ritmo ska a otras realidades se ha hecho desde el principio: en los años 60, el nuevo estilo generó versiones ‘en ritmo de ska’ de todo tipo de canciones de éxito y temas de bandas sonoras (como ejemplo típico y obvio está el versionado de “Guns of Navarone” por los Skatalites, sin ir más lejos); y la música de la 2Tone dista mucho de ser fiel al estilo interpretativo original, pues musicalmente no deja de ser una aplicación del upbeat al punk británico. ¿Qué razón hay para que este tipo de procedimiento no pueda o deba seguir llevándose a cabo con otros tipos de música?

Me apresuro a decir que los temas que estoy sacando aquí a la luz deprisa y corriendo están sujetos a mucha discusión y matizaciones, pero he querido ponerlos de golpe en el tablero para ir abriendo un debate que considero de gran interés. Y, por supuesto, espero que no os cortéis en aportar vuestras opiniones.

GFM

1 “It is in this 3rd Wave hodge-podge bowl of porridge that the ska functions as a crutch and as an element rather than as the main focus and force behind the band” (trad. personal). Albino Brown y Tazy Phyllipz: “The quintessential, definitive article on 3rd Wave Ska: The HereNow of Ska”, en Step on it: the best of The Ska Parade radio show (CD), Irvine (California): A to Y Productions, 1994. Texto también en página web: Attempted Ska Page http://www.billtanner.net/ska/skaherenow.html
2 “honoring ska’s cultural and aesthetic roots”; “An American band might play the upbeat tempo or syncopated rhythm of Jamaican ska, adopt the sartorial style of the rude boy […] and embrace the checkerboard iconography of Two Tone, but the deeper cultural meaning had been lost.” (trads. personales). Walsh, Robert: Behind the Pale Veil: A Historic Exploration of the Minstrelization of Ska, tesis (Master of Arts, Afro-American Studies), University of Wisconsin-Madison, 2002, p. 3 y 57.
3 Op. cit., p. 67-68.